El reclamo rápidamente se replicó en otros establecimientos

El reclamo rápidamente se replicó en otros establecimientos educativos, como la tradicional Escuela Secundaria 31 Manuel Dorrego de Morón, provincia de Buenos Aires, en donde los alumnos llevaron adelante su pollerazo. Lo mismo que en el Normal 1 Fernando Fader o la Escuela Técnica 32 Gral. José de San Martín, donde los varones vistieron polleras para pedir un cambio del código de vestimenta demanda similar a la de estudiantes del otro lado de la Cordillera que en el Colegio Winterhill de Viña del Mar invirtieron roles vistieron los varones las ropas permitidas para las mujeres,camiseta atletico de madrid y viceversa En la Escuela Municipal Paula Albarracín de Sarmiento, camisetas baratas de futbol en Olivos el reclamo por un cambio en el código de vestimenta se inició con el calzazo, en el que las alumnas reclamaron camisetas de futbol originales que se permita asistir con calzas a clases vistiendo todas esa prenda no autorizada.

Miguel Santos, director institucional de la escuela, cuenta que a partir del calzazo el Centro de Estudiantes llevó la inquietud de modificar el Acuerdo de Convivencia y permitir la incorporación de las calzas.

camisetas de futbol baratas

El debate concluyó en febrero de este año, cuando en una votación de la que participaron todas las partes involucradas [alumnos,camisetas de futbol baratas , padres, camisetas de futbol baratas tailandia,docentes y personal no docente de la escuela salió que no por mayoría de las partes. La realidad es que si la votación hubiera resultado positiva hubiéramos incorporado el cambio de vestimenta, pero no fue así en el que las alumnas reclamaron que se permita asistir con calzas a clases vistiendo todas esa prenda no autorizada. Sin embargo, al día de hoy esa prenda sigue sin estar aceptada por el Acuerdo de Convivencia.

Más allá del resultado de la votación, Silvana Suárez, de 42 años, mamá de una camisetas futbol vintage alumna del Paula Albarracín, destaca Me parece que fue un gran ejercicio democrático para los chicos, donde hubo de todo: elegir si querían las calzas, elegir si hacían causa común con quienes encabezaban el reclamo, analizar cuán adecuado era el cambio, pensar activamente el porqué de la prohibición, camiseta real madrid si decidían no sumarse al pedido saber que podían ser acusados de botones y ver la posibilidad de generar una estrategia para bancar su decisión.Al mismo tiempo, Silvana reconoce que basta pasar por la puerta del colegio a la hora de entrada o de salida de clases para ver que los chicos respetan bastante poco las normas de vestimenta.

Donde los chicos ven una pequeña rendija por donde meterse ni lo dudan: desde muy temprana edad las chicas van con accesorios prohibidos en el cabello, o los chicos con botines, y en esa etapa todavía estamos los papás detrás para ayudarlos a vestirse. Y esa falta va creciendo camisetas fútbol baratas con los años. Sweaters con marcas visibles y zapatillas de colores creo que es lo que más se destaca hoy, dice y agrega: Creo que en muchos casos y como casi siempre los padres tenemos nuestra responsabilidad.